O Courel recupera un Caleiro

FORNOjpg

El 6 de junio podrá verse en Vilamor do Courel -coincidiendo con el sexto Encontro de Artesáns de esta localidad- un espectáculo prácticamente imposible de presenciar en Galicia desde hace décadas. Ese día se llevará a cabo una demostración de calcinación de piedra caliza en un antiguo caleiro u horno de cal que fue rehabilitado y señalizado recientemente por iniciativa de la asociación vecinal de Vilamor y el colectivo cultural Fonte do Milagro, que organiza la referida feria de artesanía.

La exhibición empezará en torno a las nueve y media de la mañana. Aunque permanezcan todo el día en Vilamor, sin embargo, los visitantes solo podrán ver una parte del laborioso proceso de fabricación artesanal de cal. Para calcinar las piedras, el horno debe funcionar al menos treinta horas seguidas y para esperar a que enfríe para poder retirar el producto es preciso dejar pasar unos díez días. La operación se hará siguiendo las instrucciones de algunos vecinos de edad avanzada que recuerdan el sistema tradicional de cocción. Según explican, el horno dejó de ser utilizado hace entre cincuenta y sesenta años.

Para cocer la piedra caliza y convertirla en cal es preciso producir en el interior del horno unas temperaturas muy elevadas y utilizar por lo tanto una gran cantidad de combustible.

Leña altamente calorífica

El que se empleaba tradicionalmente en este horno era leña de alto poder calorífico, principalmente madera de madroño -érbedo- y cozas, nombre que designa a las raíces de uz o brezo de escobas. Este material es que se usará en la demostración del día 6, en la que se pretende reproducir el proceso completo de calcinación.

La singularidad de esta jornada hizo que numerosas personas se hayan interesado por asistir. Evaristo Méndez, presidente de la asociación Fonte do Milagro, señala que los organizadores ya han recibido llamadas de diversas localidades de Galicia y Portugal, entre ellas la de un colectivo que trabaja en bioconstrucción. «Hai que ter en conta que hoxe é moi difícil ver en funcionamento un vello forno de cal», explica. «Que nós saibamos, a única exhibición deste tipo en Galicia fíxose en Mondoñedo hai uns sete anos e non se reproduciu todo o proceso», añade.

Una industria artesanal antaño muy extendida en los territorios de suelos calizos

El uso de los hornos artesanales de cal fue algo habitual hasta mediados del siglo pasado en los territorios de Galicia donde predomina la roca caliza. En los municipios de Folgoso do Courel, Quiroga y O Incio -entre otros lugares- se conservan algunas de estas construcciones, todas ellas en desuso desde hace mucho tiempo. En algún caso -como sucede en Quiroga- se han restaurado y acondicionado para recibir visitas, pero sin volver a ponerlas en funcionamiento.

Los hornos tradicionales -llamados caleiros o caleiras- son construcciones circulares de piedra abiertas por la parte superior. Muchos de ellos se construyeron en terrenos inclinados para no tener que levantar la totalidad del muro. Por esta abertura entraban los trabajadores para apilar las piedras calizas junto a las paredes del horno. Antes de encederlo se cubría con losas de pizarra para impedir la pérdida de calor. La leña se introducía por otra abertura más pequeña -llamada boqueira- siuada en la base.

Trabajo por turnos

El prolongado proceso de cocción obligaba a los trabajadores a turnarse para alimentar incesantemente el horno hasta terminar la cocción. La cal así obtenida se usaba para elaborar argamasa y encalar paredes, pero también para blanquear ropa o reducir el exceso de acidez de las tierras de labor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s